Últimas ofertas: Cargando...

El reclutador pícaro

Mucho hemos hablado de que las herramientas de la web 2.0 y los medios sociales, prestan una inestimable ayuda a los reclutadores y de como han dejado de ser el futuro para convertirse en el presente de la búsqueda de candidatos.

Ahora bien en los entornos del emprendedurismo es lo habitual por la carencia económica y de otros medios, en las pequeñas y medianas empresas si los responsables están algo al día no resulta difícil empezar a usarlas, en las consultoras de reclutamiento, mas les vale ponerse al día si no quieren quedarse desfasadas en poco tiempo, pero ¿que hay de los reclutadores corporativos de las empresas grandes?

Estos reclutadores tienen montones de normas internas, protocolos y restricciones corporativas para desempeñar su trabajo, asi como necesitar convencer a superiores sobre adoptar nuevas tecnologías y usos que aun no son estándares establecidos.

Como cuenta en un post , esta es la pregunta le hizo Josh Ingalls (reclutador en un grupo financiero) a Fred Wilson, uno de los ponentes en la pasada Social Recruiting Summit.

La repuesta de Wilson fue de lo mas sorprendente “se pícaro“. Pero que quería decir con ello. Como cuenta el propio Josh lo que vino a contestarle es… lleva a cabo tu plan, ejecútalo y luego le presentas los resultados a los que eran escépticos, les será mas difícil rebatir resultados, que intenciones.

Como reclutador corporativo Josh Ingalls nos deja en este artículo sus reflexiones y recomendaciones al respecto de como un reclutador corporativo puede “ser pícaro“.

1. No quebrantes la ley, o cualquiera de las normas importantes. Ser pícaro, es una táctica que se puede utilizar cuando de otra forma no se puede obtener apoyo para una nueva estrategia, pero no para la violación intencional de las normas y estrategia general de tu empresa.
2. Haz la mayoría del trabajo en tiempo aparte. ¿Quién se enfada con un empleado que dedica tiempo extra o su tiempo de por las noches y fines de semana para mantener su empresa en la vanguardia?
3. Comparte los resultados cuando llegue el momento. No reseñes el tiempo que dedicaste los fines de semana o cualquier otro tipo de “te lo dije”.  Céntrate en el impacto positivo de que ha resultado y lo que esto significa para la empresa.

Se asienta en la teoría de que es más fácil pedir perdón que pedir permiso. Pero, que si consigues buenos resultados, puede que no necesites hacerlo.

Puedes ver el artículo original de Josh Ingalls (en inglés) aqui.

  1. No Comments
  1. No hay pingbacks por el momento.
    Puedes enlazar este post desde tu blog usando el enlace de trackback.

Envía un comentario

Su dirección de correo electrónico nunca será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*