Últimas ofertas: Cargando...

El método de reclutamiento de Harvard

En general, se tiene la idea de que una Universidad como la de Harvard espera a que le lleguen miles de solicitudes de aspirantes y selecciona a los mejores. Pero no es tan sencillo ni simple como parece. No en vano es considerada por muchos el mejor centro de enseñanza superior del mundo.

Gracias al blog de Guy Kawasaki descubrimos un artículo en el que se explica el proceso complejo y elaborado que se sigue para mantener un nivel de talento y, en definitiva, una imagen de marca que se ha extendido por el mundo. El propio Guy Kawasaki lo califica como estrategia de márketing, y probablemente lo sea, pero lo que resulta especialmente interesante desde el punto de vista del reclutamiento, es su metodología escalonada y diversificada.

Basan su estrategia en un plan de tres etapas. En la primera fase, durante la primavera, Harvard envía cartas a cerca de 70.000 estudiantes de instituto con resultados brillantes cuyos nombres han sido obtenidos del College Board previo pago de su importe. El equipo de admisión recorre 140 ciudades para promocionarse dentro de los EEUU, aunque también visitan ciudades en Europa, Asia, Latinoamérica y África, pues el 10% de sus estudiantes cada año vienen del extranjero. Pero para la búsqueda de talentos, también se involucra a entrenadores, profesores e incluso alumnos de la universidad, que son reclutados de manera temporal para estar atentos a su campo de acción y tomar nota de los posibles candidatos que van a contribuir al prestigio de Harvard. Incluso se contrata entre 15 y 20 estudiantes provenientes de ambientes humildes para un acercamiento mejor a los talentos dentro de esos colectivos.

Después de esto, en una segunda fase, llega el momento de hacer un análisis minucioso de todos los candidatos, valorando y puntuando cada perfil, y defendiendo cada caso frente a un subcomité como si de un juicio se tratara. De este largo y denso proceso, se seleccionan los candidatos dentro del número de plazas definitivo.

Y ya en la tercera fase, se desarrolla una auténtica “campaña de venta” en la que todos los profesores y alumnos contratados previamente se dedican a convencer a los seleccionados de que ingresen en la Universidad de Harvard. Tras esto, aproximadamente la mitad de ellos pasarán un fin de semana allí, en el que el equipo de admisión se emplea a fondo para que, sin sentirse presionados, salgan impresionados.

Eso sí, después de este esfuerzo y dedicación, año tras año, Harvard recoge sus frutos.

  1. No Comments
  1. No hay pingbacks por el momento.
    Puedes enlazar este post desde tu blog usando el enlace de trackback.

Envía un comentario

Su dirección de correo electrónico nunca será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*