Últimas ofertas: Cargando...

El CIPD afirma que el despido no es buena solución en estos momentos

Según se publica en un reciente informe del CIPD (Chartered Institute of Personnel and Development), la mayoría de las grandes empresas recurren a los Expedientes de Regulación de Empleo en tiempos de crisis como el actual para después iniciar una nueva etapa de reclutamiento cuando la situación empieza a mejorar y esto constituye un aumento en los costes de alrededor de 16.375 libras (algo más de 18.000 euros) de media por trabajador despedido.

Este coste implica un serio impedimento para una rápida recuperación de la economía de la empresa y una mala política de cara a tiempos en los que hay que tender a reducir costes.

De manera, que John Philpott, Chief Economist del CIPD recomienda una estrategia en la que se mantenga la plantilla actual y se trabaje por sacarle el mejor partido a sus talentos, estimulando y despertando el potencial de sus trabajadores para lograr mejores rendimientos. En todo caso, aconseja dejar los despidos como último recurso y advierte que le costará a la empresa algo más de las indemnizaciones por despido o costes del proceso, pues el efecto de estos despidos sobre los trabajadores “supervivientes” es nefasto en cuanto a motivación y rendimiento.

Afirma que las empresas deben seguir políticas de reestructuración, pero con vistas a largo plazo y no como soluciones a corto plazo frente a situaciones de recesión como la actual. De hecho, para la crisis que se está viviendo en estos momentos lo desaconseja totalmente. Incluso facilita una fórmula matemática para estimar el verdadero coste de los despidos para las empresas:

Verdadero coste del despido = (n ×R) + (x ×H) + (x ×T) + ny(H + T) + Wz(P – n)

Donde:
• n = número de personas despedidas
• R = indemnizaciones por despido
• x = número de personas reclutadas posteriormente
• H = costes de reclutamiento
• T = costes de formación y entrenamiento de los nuevos trabajadores
• y = porcentaje de correo debido a los despidos
• W= salario medio mensual de los trabajadores
• z = porcentaje de reducción en el output de la empresa debida a la baja moral de los trabajadores
• P = número de personas empleadas antes de los despidos

De manera que el mensaje está claro: más vale arriesgar en un buen plan de aprovechamiento y optimización de lo que se tiene a arriesgar la recuperación económica de la empresa a causa de un costoso expediente de regulación de empleo.

  1. No Comments
  1. No hay pingbacks por el momento.
    Puedes enlazar este post desde tu blog usando el enlace de trackback.

Envía un comentario

Su dirección de correo electrónico nunca será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*