Últimas ofertas: Cargando...

El candidato en el centro de la gestión

Cualquiera que sea la empresa en que te encuentres, el cliente es el rey. Entender sus necesidades y deseos es, en última instancia, lo que determina el éxito del negocio.

Los reclutadores, no obstante, tenemos que hacer malabarismos con otro ser humano distinto del cliente: el candidato. Y en la medida en que le prestemos un nivel similar de respeto y atención, el éxito del negocio no se verá limitado. La tarea del reclutador en esencia es equilibrar las aspiraciones y necesidades de ambos (cliente y empleado). Esto, por supuesto, depende de las habilidades del reclutador, pero, como todas las empresas modernas, para lograr el éxito puede apoyarse por sistemas y procesos adecuados.

Pero relegar al candidato a un papel secundario en pos de un sistema de gestión es el peor error que se puede cometer.

La mayoría de los programas informáticos que hay en el mercado para ayudar a los departamentos de Recursos Humanos se basan en aplicaciones de CRM (siglas en inglés de Customer Relationship Management, gestión de relaciones), es decir precisamente en las mismas que se utilizan para tratar a los clientes. Al fin y al cabo de lo que se trata es de gestionar una base de datos aplicada al trato con candidatos. Pero el reclutador debe ir más allá y asumir su papel como el de quien tiene que “servir” al candidato de talento como si fuera el cliente, tanto antes como después de contratarlo.

Los especialistas en reclutamiento, como Synerquia, apoyándose en herramientas que hay disponibles en el mercado (como FastTrack, FileFinder, Carerix) junto con otras aplicaciones más modernas y sociales (como las que ofrecen las redes sociales profesionales), logran poner al candidato en el centro del proceso, y así logran alcanzar un volumen mayor de búsqueda sin perder calidad humana.

1 Trackback

  1. Por 5 enemigos del reclutador (IV), en Reclutando.net en 26 agosto 2010 a las 15:48

    […] una gran energía y capacidad para elaborar informes y revisión de datos. La adquisición de candidatos de talento parece que a veces pasa precisamente por revisar y profundizar en los datos. Pero si evaluamos […]

Envía un comentario

Su dirección de correo electrónico nunca será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*