Últimas ofertas: Cargando...

Detrás de cada cliente se esconde un candidato

Cuando una empresa busca personal suele utilizar los métodos de reclutamiento más habituales, como por ejemplo los portales de empleo online, los periódicos y otros medios de comunicación. Para determinados puestos de trabajo, también hacen uso del networking o de los contactos personales. No obstante, pocos piensan en sus propios clientes como posibles candidatos para su empresa.

El reclutamiento de clientes funciona en aquellas empresas que ofrecen un bien tangible, especialmente si el producto o la marca se relaciona con un estilo de vida determinado. Su impacto se percibe sobre todo en  las empresas que se dedican a la venta al por menor, ya que el propietario tiene un trato más directo con los clientes. Sin embargo, es algo que puede darse en cualquier sector empresarial.

Un cliente habitual, fiel y con interés por un producto actúa como un buen representante de la marca. Este tipo de cliente suele estar muy al día de los nuevos productos de la empresa y los adquiere siempre que tiene ocasión. Además, es habitual que esté informado de lo que realiza la competencia, fruto de su verdadero interés en el producto.

El reclutamiento de un cliente puede producirse de la forma más sencilla, por casualidad, mientras realiza una compra. Pero dejarlo al azar puede ser un proceso arriesgado y lento, por lo que resulta útil seguir una serie de pautas:

1. Envío de e-mails: los negocios que cuentan con una base de datos de clientes pueden mandarles un e-mail para informarles que la empresa busca personal. Los que tienen un local físico, además, pueden colgar algún cartel para anunciarlo. También existe la opción de contactar con los clientes a través de las redes sociales, donde el trato es bastante directo y existe la opción de compartir el contenido.

2. Creación de un proceso de selección sencillo:  los clientes tienen una mayor implicación con la empresa que cualquier otro tipo de candidato. Es necesario proporcionarles un sistema sencillo para poder optar al puesto de trabajo y darles facilidades extra para que puedan mostrar su experiencia (entregar su CV vía mail o en mano, etc.).

3. Agradecimientos: aunque un cliente pueda llegar a convertirse en empleado, es importante que no pierda su rol de cliente. Tras el período de reclutamiento, sólo uno o unos pocos serán los seleccionados, por lo que el resto debe estar satisfecho una vez finalizado. Es importante mantener un diálogo con los candidatos durante el proceso de selección (e-mails  de notificación o llamadas), así como informarles de la decisión final de la empresa y agradecerles el interés mostrado en caso de no resultar elegidos.

Si el proceso se realiza adecuadamente, la empresa no debería perder ningún cliente y, por el contrario, ganar un empleado motivado y con un verdadero interés por la marca.

1 Trackback

  1. Por Bitacoras.com en 19 julio 2012 a las 16:26

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Cuando una empresa busca personal suele utilizar los métodos de reclutamiento más habituales, como por ejemplo los portales de empleo online, los periódicos y otros medios de comunicación. Para determinados puestos de tra…..

Envía un comentario

Su dirección de correo electrónico nunca será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*