Últimas ofertas: Cargando...

Cuando los reclutadores hacen un mal uso de las herramientas sociales…

Por muchas ventajas que nos ofrecen los nuevos canales de comunicación sociales para mejorar y optimizar la búsqueda de candidatos, el que los usa mal tira piedras contra su tejado.

Tal y como afirma RJ Morris en firstfull of talent, de la misma forma en que se estandariza una conversación trivial al entrar en una cafetería: “-Buenos días, ¿qué tal estás hoy? – ¡muy bien!, gracias”

, donde tanto la preocupación del dependiente que pregunta es mínima y la respuesta del cliente no tiene nada que ver con cómo se siente realmente, en el ámbito del reclutamiento a través de medios sociales corremos el grave riesgo de caer en algo similar.

Ferias de empleo, anuncios en boletines o medios convencionales, recogida de currículos sistematizada… Son procesos definidos por la propia empresa, con un principio y un final predefinido, donde la empresa, además, tiene una posición de poder. Digamos que son los medios convencionales.

Los medios sociales permiten otro tipo de relación, con mayor alcance (tanto en cantidad como en calidad de candidatos). Pero si los medios sociales tienen una característica esta es que se establece una conversación de persona a persona. Utilizarlos tratando a los candidatos como números, prediseñando el comienzo y el fin del trato dispensado, etc, es pervertir el medio de comunicación social. La cuestión principal es que el candidato sí quiere utilizar los medios sociales para entrar en contacto personal con quien le busca. Pero además, el candidato puede utilizar sus redes para investigar y compartir información sobre los empleadores. Ignorar esto puede ser catastrófico.

El alcance que puede llegar a tener que tal o cual reclutador, tal o cual empresa que te trata como si no fueras nadie, puede ser mucho mayor que utilizando medios convencionales. Cuando empleas los medios sociales ¿Estás aprovechando sus herramientas realmente o estás haciendo que los candidatos se sientan como cuando entran en una cafetería? Un mal uso de herramientas sociales te convierten en un mal reclutador.

Como afirma Omowale Casselle en mysensay.com:

La naturaleza de la Web Social es incompatible con las interacciones tipo transacción. Consideremos, por ejemplo, una empresa que hace un anuncio en una bolsa de trabajo. Si bien no todos los demandantes serán seleccionados para la entrevista, es relativamente sencillo permitir darles a conocer su estado (seleccionados o descartados). Sin embargo, cuando se mira desde el punto de vista de una transacción, la hipótesis es que, si no están seleccionados no hay necesidad de informarles de esta situación. La Web Social premia a aquellos que se toman la molestia de comprender que las relaciones van más allá de una única interacción … empresas que son conocidas por maltratar a sus candidatos tendrán cada vez más difícil reclutar a candidatos de calidad …. Las organizaciones que logran que su reputación se extienda más allá de los elementos individuales de un ciclo de contratación estarán bien posicionadas para el éxito a largo plazo.

Las relaciones son una de las principales ventajas de la web social, pero muchas compañías están poniendo en marcha campañas masivas de medios de comunicación social para apoyar los esfuerzos de un tipo de reclutamiento defectuoso. Utilizar los medios sociales para “vender más café a más personas, sin relación necesaria, sin ningún aumento en la satisfacción del candidato” puede ser contraproducente a largo plazo.

  1. No Comments
  1. No hay pingbacks por el momento.
    Puedes enlazar este post desde tu blog usando el enlace de trackback.

Envía un comentario

Su dirección de correo electrónico nunca será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*